Este Árbol original de Australia (Nueva Gales del Sur, Tasmania y Victoria) puede llegar a alcanzar doce metros de altura. Acacia decurrens cuenta con poca información fiable sobre sus flores, pero éstas son presumiblemente de color amarillo dotadas de unidades reproductivas hermafroditas. Por último: esta especie posee hojas perennes y sirve para fijar el nitrógeno al suelo.