El principal de sus usos es como forraje para ganado bovino, cabras y ovejas, constituyéndose en una importante fuente protéica. Suele asociarse además en potreros con gramíneas. En este punto es importante considerar que la especie es considerada tóxica para rumiantes si se consume en exceso, por tener altas concentraciones de mimosina. De igual forma, el consumo de la misma en caballos debe ser restringido por los efectos nocivos que produce, particularmente pérdida de pelo.